Doctrina Mormona: Lo que usted debe saber de este libro


doctrina_mormona_bruce_r_mackonkie

¿Quién no ha escuchado del famoso libro “Doctrina Mormona” de Bruce R. McConkie?, bueno es cierto que es un libro muy comentado y usado por muchos miembros como fuente de conocimiento y base de puntos de vistas muy particulares sobre algunos temas del evangelio. Sin embargo es importante recordar que la Primera Presidencia en enero de 1960 se refirió a esta obra de la siguiente manera: “hemos decidido que el libro de Bruce R. McCokie, “Doctrina Mormona” recientemente publicado por la compañía Bookcraft, no debe ser republicado, ya que está lleno de errores y declaraciones falsas y lo más desafortunado, ha recibido una amplia difusión”.

doctrina_mormona_zonamormonBruce R. McConkie, y “Doctrina Mormona” en forma particular, son los ejemplos más claros de la confusión de qué es o qué no es verdaderamente la posición o doctrina de la iglesia. Muchas veces solemos asumir que los Autoridades Generales son infalibles o no cometen errores. Es por ello que la Iglesia tiene muchas reglas para que una Autoridad General pueda hacer público una opinión o comentario (¿recuerdan por qué no se debe grabar un discurso de una Autoridad General en conferencias de Estacas u otros eventos?).

La experiencia de lo ocurrido con “Doctrina Mormona” permitió que actualmente existan reglas marcadas que salieron a raíz de lo vivido en esos años. Situaciones que ahora pasamos a recordar:

Publicado por primera vez en 1959, cuando McConkie servía en el primer cuórum de los 70, “Doctrina Mormona” desde su publicación ha sido un libro polémico debido a sus ideas y la forma como fue escrito. Citado por mormones (y antimormones) como un ejemplo de doctrina “oficial”, rechazado por miembros y líderes de la Iglesia en un comienzo o considerado como la “obra doctrinal” por excelencia,  es un libro que desde su publicación no dejo a nadie indiferente y que a casi 50 años de su publicación ha tenido una historia muy interesante.

Desde su primera publicación fue muy polémico por las ideas que expresaba McConkie, quien ideó el libro mientras caminaba a su oficina, ejecutando el ejercicio mental de pensar en un tema por viaje, en el cual trataba de pensar todo lo que sabía al respecto y luego lo plasmó en una especie de diccionario de temas “mormones”. Lamentablemente, a diferencia de otros eruditos como élder James E. Talmage, McConkie acostumbraba más a citarse a sí mismo o a sus obras antes que citar a otros estudiosos o eruditos independientes, o simplemente no citaba a nadie cuando plasmaba sus ideas, transformándose en un libro personal, muy personal, con puntos de vista muy particulares pero con un nombre no muy bien elegido.

doctrina_mormona_bruce_r_mackonkie_2Cuando se publicó tomó por sorpresa a las Autoridades de la Iglesia las cuales no tenían idea de que un setenta estaba publicando un libro que estaría por identificarse como “la doctrina de la Iglesia”, por otro lado, a todo el mundo le llamó inmediatamente la atención y comenzaron las preguntas de si lo que McConkie decía, eran realmente las ideas de la iglesia. Por ejemplo, entre las ideas de la primera edición se identificaba directamente a la iglesia “grande y abominable” con la iglesia Católica, encendiendo los ánimos en otras congregaciones (imagínense al personal de Asuntos Públicos de esos años) y la alerta generalizada en la iglesia, por lo cual el presidente de aquel entonces, élder David O. McKay comisionó a élder Marion G. Romney y el élder Mark E. Petersen para que le diesen un informe con respecto al libro.

Élder Romney (quien después fuese consejero del presidente Kimball) expresó que el libro constituye (en palabras de McConkie) “el primer intento de lograr una explicación y análisis de todas las más importantes doctrinas del reino“, y que el autor, McConkie, deja claro que él se responsabiliza personalmente por sus contenidos. Romney explicó que el libro si es bien utilizado, es una herramienta poderosa y que su autor es un notable estudioso del evangelio, sin embargo, “no obstante sus muchos rasgos recomendables y valiosos y la suposición del autor de tener ‘la responsabilidad exclusiva y completa [de su contenido]’, su naturaleza, alcance y el tono autoritario del estilo en el cual está escrita la postura del autor y el intento del autor de tal proyecto sin haber sido asignado a ello y sin la supervisión y responsabilidad de hablar por la iglesia en “Doctrina Mormona” en un trabajo que debería haber sido supervisado por autoridades, algunos temas que podrían haber sido omitidos y el tratamiento de otros modificados“.

A continuación, élder Romney comentó varios temas que en su opinión no deberían incluirse o que se deberían corregir, entre ellos, el tratamiento o referencia a otras iglesias u organizaciones (desde reorganizados, hasta católicos, comunistas, evangélicos y evolucionistas), doctrinas “controversiales” (los preadamitas, el nacimiento de Cristo, la creación, etc. ) e interpretaciones erróneas de diversos temas (el matrimonio según Pablo, limitaciones de la Deidad, el Espíritu Santo y su condición como humano, etc.)

El apóstol Petersen en su informe comenta que nadie sabía nada acerca del libro hasta que apareció. Además declara que el número de correcciones que había encontrado era de 1067 (en un libro de 776 páginas) por lo cual él recomienda que debería haber una regla de que ningún libro debería ser publicado por una autoridad de la iglesia sin una aprobación especifica de la Primera Presidencia. Tema que finalmente se convirtió efectivamente en una regla. Actualmente cualquier líder debe solicitar autorización y explicar de qué va a escribir para no tomar por sorpresa a la Iglesia, además de asumir la responsabilidad por sus libros).

Asimismo, se estuvo de acuerdo de que el libro necesitaba de tantas correcciones que una republicación inmediata de una versión corregida podría traer el problema de destruir la reputación como autor de Bruce R. McConkie.

Finalmente, la primera presidencia tuvo una reunión con McConkie, en la cual le explicaron lo siguiente “hemos decidido que el libro de Bruce R. McCokie, “Doctrina Mormona” recientemente publicado por la compañía Bookcraft, no debe ser republicado, ya que está lleno de errores y declaraciones falsas y lo más desafortunado, ha recibido una amplia difusión. Se nos ha comunicado que el hermano McConkie está haciendo correcciones a su libro y que ahora prepara una nueva edición. Hemos decidido esta mañana que no queremos que él publique otra edición. Asimismo, hemos decidido no tener más libros publicados por Autoridades Generales sin tener primero el consentimiento de la Primera Presidencia” (Declaración de la Primera Presidencia, 7 de enero de 1960).

McConkie aceptó las correcciones y finalmente, al tiempo, pudo terminar su “segunda edición” y obtener la aprobación necesaria para ser publicado, esta vez, en una versión bastante light con respecto a la primera. De esta manera la Primera Presidencia comenzó con la regla de revisar y aprobar los libros de autoridades antes de ser publicados, y se hizo extensiva la información de que “Doctrina Mormona” no es una publicación oficial de la Iglesia por lo cual no representa, a pesar de su nombre, la “Doctrina” de la Iglesia.

Actualmente, “Doctrina Mormona” se sigue citando en los libros y manuales oficiales de la iglesia (como los de instituto). Posee hace años una versión en español publicada por la bookcraft argentina, e inclusive, se puede conseguir en Internet.

Doctrina Mormona, como señala Romney, es un buen libro, una fuente rápida de consulta, sin embargo, (y este es el error cometido por muchos) no es en ningún caso la Doctrina oficial o representa el pensamiento de la iglesia.

Aun cuando tiene excelentes contenidos y análisis de temas complejos por élder McConkie, no se puede confundir de que luego de ser revisado por segunda vez por la primera presidencia y ser autorizado a su publicación sea esta vez “doctrina cuasioficial” de la Iglesia.

Por ejemplo, en sus últimas ediciones aun aparece la doctrina de la “expiación de sangre” de la cual McConkie tuvo que retractarse, contiene un fuerte ataque contra la teoría de la evolución y de ciencias naturales acerca de la creación del mundo, a pesar de que la Iglesia específicamente ha señalado que no tiene una posición oficial (como se puede ver en el manual del antiguo testamento) o contiene la clásica advertencia contra la Coca Cola, a pesar, de que todos sabemos que aunque es una recomendación dada, no forma parte de la palabra de sabiduría ( ahora ya sabemos de dónde proviene esa idea de algunos miembros).

En resumen, es un libro del cual se puede sacar mucho provecho, pero en cierta forma también ha sido causa de algo de confusión por confundirlo con la efectivamente Doctrina Mormona. Y usted ¿qué piensa al respecto?

11 comentarios en “Doctrina Mormona: Lo que usted debe saber de este libro

    • creo que el libro doctrina mormona debe ser leia con espiritu para saber si en realidad es la verdad solo a si podremos seguir en el camino correcto y seguir apollando a nuestro profeta y apostoles solo puedo decir que los mensajes de los profeta nos llevan a la sabiduria de saber todo y que el libro no tiene muchas verdades de la iglesia

  1. Deben sacar ese libro del mercado y no permitir de ninguna manera que los asuntos que Nuestro Padre Celestial y Su Hijo Divino han enseñado por revelacion sea puesto en tela de juicio por hombres mal intensionados que quieren pervertir y cambias las enseñanzas sagradas del Evangelio porque la Iglesia de Jesucristo de los santos de los ultimos dias es su iglesia y es iglesia de orden y nada inmundo puede entrar a dañar la verdad del Señor y la que nos da a nosotros los miembros

    • El Elder Bruce R. McConkie nunca tuvo mala intención como usted dice al publicar su libro “Doctrina Mormona” mas bien lo hizo con la finalidad de ayudar al lector a entender mejor la doctrina de la Iglesia, talves el unico error fué no haber consultado antes de publicar el libro a la Primera Presidencia y esperar su opinión. El Elder MacConkie fue uno de los grandes lideres que tuvo la Iglesia, con total, conocimiento del evangelio y una innata capacidad de liderazgo.

  2. el problema es que cuando leemos libros no oficiales sus enseñanzas se graban en nuestra mente y las comentamos como oficiales

  3. No es malo conocer el punto de vista personal de alguien, lo malo es cuando hay quienes carecen de la capacidad de dar el orden adecuado a la información, son presas fáciles de la especulacion y sirven en llamamientos de instruccion.

  4. Entonces porque es vendido en librerias de la iglesia en salt lake city?
    Mas bien yo creo edte comentarip sobre el libro es amarillistA.

    • No sé si habrá mala intención en quien escribe esta nota, pero creo que debería haberle dado tanta relevancia a la parte dónde se aclara que hubo una segunda edición corregida por el élder Bruce R. McConkie y autorizada por la Iglesia, (a pesar de que no sea doctrina oficial de la misma) como a la parte donde se lo denosta. No creo que sea justo, debería conocer un poco más sobre Élder McConkie quien escribió este post, para mí, un poco sentencioso.

Comparte tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s