Misionero cuya familia murió mientras servía reflexiona tras un año de la tragedia


‘Al servir en su misión con todo su corazón, mente y fuerza, sus familias serán protegidas’. En ese momento, hice una promesa a mí mismo, que independientemente de lo cansado o fastidiado que alguna vez me sienta, serviría al Señor lo mejor que pueda.

‘Al servir en su misión con todo su corazón, mente y fuerza, sus familias serán protegidas’. En ese momento, hice una promesa a mí mismo, que independientemente de lo cansado o fastidiado que alguna vez me sienta, serviría al Señor lo mejor que pueda.

Esta es la reflexión de un joven misionero de la Iglesia, que afrontó la prueba más difícil que pudiera imaginarse. “¿Acaso el Señor no protegería a mi familia mientras le servía en la misión?” Entérese de la historia completa y de su reflexión a un año de aquella tragedia.

Mientras servía como misionero en la Misión Washington Vancouver, mi familia en casa, incluyendo a mi padre, madre y dos hermanos murieron a causa de una fuga de monóxido de carbono. Pero hay esperanza para la recuperación, la cual sólo se puede encontrar a través del evangelio de Jesucristo.

El 24 de agosto de 2013, el Élder Jeffrey R. Holland fue a visitar a nuestra misión. Todos los misioneros se reunieron en un edificio de la iglesia, ansiosos por conocerlo. Habló con tal poder, y recuerdo que el Espíritu me dio testimonio de que él era un apóstol del Señor, y que cualquier cosa que dijera sería de Dios.

Recuerdo que él dio a cada uno de nosotros una promesa. Él dijo: ‘Al servir en su misión con todo su corazón, mente y fuerza, sus familias serán protegidas’. En ese momento, hice una promesa a mí mismo, que independientemente de lo cansado o fastidiado que alguna vez me sienta, serviría al Señor lo mejor que pueda.

Pasó el tiempo, y enfrenté muchas pruebas. Durante un período particularmente difícil, le pregunté a uno de mis líderes de zona si podría recibir una bendición de consuelo. En la bendición, él me dijo que yo no tenía que preocuparme por la casa. Mi familia estaba a salvo y se mantendría a salvo debido a mi decisión de servir. Una vez más, sentí la seguridad de que el Señor cumpliría su promesa.

Pero el 23 de febrero de 2014, apenas tres días después de cumplir el año desde que salí Centro de Capacitación Misional, mi vida cambió para siempre.

Era domingo, 10:30 por la noche, y yo acababa de orar antes de dormir cuando alguien llamó a la puerta. Después de una pausa algo perpleja, mi compañero y yo abrimos la puerta. Y Allí estaban las dos últimas personas que pensábamos recibir en ese momento: nuestro presidente de misión y su querida esposa, cada uno con una expresión sombría.

Me dieron un abrazo, y yo sabía en ese momento que algo estaba mal, muy mal. Con lágrimas en los ojos y con voz temblorosa, mi presidente de misión me dijo lo impensable. Un accidente había ocurrido en mi casa (en Idaho). Durante la noche anterior, el monóxido de carbono había llenado la casa, matando a mi madre, padre y mis dos hermanos más jóvenes, y Liam Keegan.

Yo estaba tan sorprendido que no podía respirar. No lo podía creer, había hablado con ellos hace solo unos días en Navidad y había escrito a mi madre la semana pasada. Pero por mucho que intenté negarlo, yo sabía en mi corazón que lo que me estaba enterando era verdad. Mi compañero y yo empacamos una bolsa de viaje y me alojé en la casa de la misión esa noche.

Mi presidente de misión se ofreció a darme una bendición. Sentí que estaba en extrema necesidad de uno, y él me dio una muy poderosa bendición. Aunque no puedo recordar todas las palabras que pronunció, recuerdo la sensación de paz que me consoló.

Sin embargo, esa noche, mientras estaba acostado en la cama, no pude dormir.

Un día después recibí muchas cartas de apoyo. Tuve la oportunidad de hablar con mi tercer hermano, Ian, quien también estaba lejos de la tragedia porque cumplía una misión en la Misión de la Ciudad de Dakota del Sur Rapid. Los dos estábamos tan confusos e inseguros acerca de lo que íbamos a hacer sin nuestra familia.

A la semana siguiente, volé a Salt Lake City y me encontré con Ian. Habían pasado 18 meses desde la última vez que nos habíamos visto, y yo estaba tan feliz de verlo. Volamos a Pocatello juntos y entramos al salón del funeral con nuestros brazos alrededor del otro, saludamos a los miembros, quienes lloraban por nuestra familia.

Para mí, era una gran fortaleza tener a mi hermano conmigo. Fuimos inseparables esa semana.

familia misionero mormon2

El funeral

Vimos muchas muestras de amor en el funeral. Fueron tantas personas que tuvieron que emitirlo en dos centros de estaca.

Sabíamos que muchas de las personas presentes no eran miembros de la Iglesia, así que sentimos impresionados a hacer de esto una oportunidad misional. Las personas que hablaron dieron testimonio del plan de salvación, y alguien cantaba la canción, “sus manos”. El Espíritu era tan fuerte, y fueron muchos los dieron testimonio de la sensación de paz que vivieron.

Un miembro de los Setenta, el Élder Lawrence E. Corbridge, también asistió al funeral y compartió una carta escrita por el presidente Monson para nuestra familia. “En este momento difícil, es difícil entender lo sucedido desde una perspectiva mortal, pero tenemos que entender que la muerte es un paso necesario, y su familia se está preparando para reunirse nuevamente”. Tanto esas palabras y el apoyo que hemos recibido de la Iglesia nos permitieron tener algo de comodidad para afrontar, ante todo el mundo, los funerales de mi familia ante miembros y no miembros por igual. Así logramos entender que los líderes de la Iglesia se preocupan profundamente por los miembros en general, así como de forma individual.

El inicio de una “nueva normalidad”

No mucho después del funeral, yo estaba hablando con un amigo mío muy cercano que también perdió a su madre de forma inesperada cinco meses antes. Como estábamos hablando de nuestros sentimientos, la vida, y lo que íbamos a hacer, me dijo, “Sólo estoy tratando de averiguar mi nueva normalidad”. Dicha frase realmente me llamó la atención.

La vida que yo conocía antes se había ido; nunca iba a ser el mismo. Pero mi vida de alguna manera se adaptó a los cambios repentinos, y que un día se volvería “normal” de nuevo.

En este momento, mientras trataba de recuperar y encontrar mi “nueva vida”, otra pregunta nos llamó la atención: “¿Cuándo vas a salir al campo misional?”

Ninguno de nosotros dos estaba seguro de lo que tendríamos que hacer, pero los dos sabíamos que lo que queríamos hacer era lo correcto. Por lo tanto, decidimos que íbamos a orar y buscar a cabo en nuestras mentes por separado y tomar nuestras propias decisiones. Pasó un par de días y Ian sintió que había recibido su respuesta de inmediato y quedó impresionado de que tenía que quedarse en casa. Yo, por otro lado, no sentí que el Señor estaba contestando mis oraciones.

En el siguiente sábado por la mañana, un pensamiento claro vino a mi mente. Yo sabía que no era mío. Simplemente me dijo: “Es necesario hacer un blog sobre tu experiencia” Pensé que era extraño. Yo había escrito en un blog durante mi misión, después que la Primera Presidencia anunció que los misioneros comenzaríamos a utilizar las herramientas on line de proselitismo, pero sobre todo, ideas de escrituras compartidas. Yo nunca había compartido algo tan personal. Pero cuanto más pensaba en ello, más se sentía bien. Yo había recibido una respuesta. Yo no sabía cómo iba a hacerlo, pero la impresión fue muy fuerte.

Después de orar, empecé un blog sobre mis experiencias. Mi primer mensaje fue breve y sencillo, y expliqué lo que me había sucedido y lo que mi blog serviría para afrontar dicha tragedia.

Yo no estaba muy seguro de lo que esperaba de la experiencia del blog, y yo no sé si alguien lo leería. Pero definitivamente no esperaba la respuesta que me dieron. No sólo eran mis amigos, quienes me alentaban y compartían su fortaleza. Eso logró que llegara gente que ni siquiera conocía, salvo al compartir mi historia y mi testimonio.

Empecé a recibir mensajes de personas que leyeron mis posts. Algunos dejaron mensajes de agradecimiento e indicando que mis palabras eran una respuesta a sus oraciones. Algunos explicaron que habían perdido a un ser querido, pero nunca supieron cómo compartir sus sentimientos y que mi blog les había ayudado. Incluso pidieron utilizar mi blog en sus clases de la iglesia o discursos sacramentales.

Ante todo esto, me sentí muy honrado de saber que yo estaba ayudando a la gente a través de mi experiencia y mis palabras.

Una decisión de regresar

Durante el año pasado, he aprendido que a veces el Señor nos pide seguir los mandamientos que nosotros no entendemos. A veces, Él nos exigirá hacer las cosas más difíciles, en especial cuando nos sintamos extremadamente débiles. A veces, Él nos pedirá hacer más cosas que sentimos que no somos capaces de hacer. Pero mientras nosotros lo pongamos en primer lugar, las bendiciones llegarán.

Dos meses después del funeral, Ian y yo pudimos asistir a la conferencia general de abril en Salt Lake City.

Alrededor de una semana después, Ian y yo estábamos hablando, y él me confesó que durante la conferencia general, sintió una fuerte impresión del Espíritu que lo instaba para terminar su misión. Ello había estado en su mente toda la semana, y estaba ansioso por volver.

familia misionero mormon3

Nunca estaremos solos

Ha pasado un año desde que mi familia falleció y la gente todavía me pregunta cómo me va. No siempre tengo la respuesta. Hay días que son intensamente difíciles. A veces, hay días en que es doloroso levantarme por la mañana. Todavía pienso en mi mamá, papá, Keegan, y Liam muchas veces cada día.

Ha sido un año difícil para mí y mi familia, por decir lo menos, pero también ha sido un año de muchas bendiciones. Las misericordias del Señor nunca cesan. He tenido que aprender por mí mismo lo mucho que Dios me ama de verdad. Mi misión me ayudó a prepararme para estas experiencias; Sin embargo, al regresar a casa es cuando tuve que poner realmente esas lecciones a prueba. Me parece que cuando no leo mis escrituras, o si no me tomo el tiempo para orar y hablar realmente con mi Padre Celestial, es cuando el adversario entra en juego. He aprendido que no puedo hacer esto sin la ayuda de mi amoroso Padre Celestial.

También he llegado a sentir un mejor amor, aprecio y entendimiento de la Expiación de Jesucristo. Yo sé que nunca voy a entender plenamente durante esta fase de prueba del plan eterno de nuestro Padre Celestial, pero tengo un firme testimonio de ello. Me he dado cuenta de que la Expiación no sólo se da para que podamos arrepentirnos. La Expiación fue un acto de servicio por amor a nosotros. La Expiación fue dado para que podamos arrepentirnos y estar con nuestras familias terrenales y nuestra familia celestial para siempre.

Y para eso estoy eternamente agradecido.

He reflexionado a menudo sobre aquella bendición apostólica que recibí como misionero, y me he dado cuenta de que la promesa de Élder Holland se cumplió. Mi familia está bien. No, ellos no están con Ian y yo ahora, pero están cerca de nosotros siempre. Están más seguros de lo que jamás podríamos haber estado aquí en la tierra.

Somos una familia eterna, y el Padre Celestial ha cumplido esa promesa para mantener a mi familia a salvo si Ian y yo servimos nuestras misiones con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza. Y si siempre nos esforzamos para ser dignos de esa promesa a medida que seguimos nuestra misión en esta tierra.

Encuentra más de Parrish en su blog: jensparrish8@blogspot.com

12 comentarios en “Misionero cuya familia murió mientras servía reflexiona tras un año de la tragedia

  1. mis respetos para estos misioneros y mis profundas condolencias para sus padres los cuales les estan esperando cuando su tiempo llegue….

  2. hola no eh pasado x esta prueba todavia,me da mucha emocion,su gran valentia,fuerza para sobre llevalas,siga siempre firme!!! un abrazo

  3. Es una bendicion comprender el DON MARAVILLOSO DE LA EXPIACION,y mas aun ponerlo en practica en nuestras vidas,emotiva experiencia.

  4. Muchas gracias por compartir esta experiencia. El plan de salvación es verdadero y el Señor es el autor. El nos ama y desea que volvamos a su presencia. Se que esto es verdad. Muchas gracias otra vez.

  5. Elder IGNACIO GONTADE ( ARGENTINA ) , te envio un abrazo , se que lloraste , yo tambien , perdi hace 10 años a mi esposa y hace 5 a mi hija de cancer las dos , Recien cuando comence a trabajar en Historia Familiar ; tuve paz , te digo , y es cierto que vamos a volver a verlos y seremos eternos , ahora soy grande y soy Elder misionero de Family Search , y es bueno ayudar y hasta llorar con los que sufren , el dia que tu puedas , que tu quieras hace tu Historia Familiar , y un dìa lleva eso al Templo del Señor , y estaras seguro que estaras unido del otro lado del velo, Soy mas grande que Tu , pronto ire con mi esposa e hija y dentro de mucho cuando partas te estara esperando tu hermosa familia y seran eternos , visitame y te dare un gran abrazo . Y tendras tus reina y tu princesas y seran dioses , y eso es verdad , Te envio un gran abrazo , Nunca dudes del Señor , pon tu bendicion patriarcal entre tus escrituras , ora , Todo eso lo sabes . Nuestro tiempo es chiquito aca , y nos espera una eternidad con nuestras Familias Eternas . Un gran abrazo , TODO VA ESTAR BIEN

  6. Soy miembro desde hace 34 años, pero aun no he tenido una experiencia tan fuerte, con sus testimonios se que estoy en la verdad y en este tiempo me han llamado para trabajar con Historia Familiar en mi rama, esto me confirma que debo trabajar duro por mis antepasado
    Son jóvenes dignos de admirar y de imitar, recuerden que tiene una gran familia en esta tierra y que nuestro padre celestial siempre esta con cada uno de nosotros

  7. creo que nuestro padre…nos cuida y nos protege todo el tiempo y nos envia señales constantemente…….a pesar que a veces parece que no…..esto es cuando estamos agotados
    perdi a las personas que mas amaba…..tuve que afrontar un incendio y tuve que aprender a sobrevivir de la manera mas fuerte posible para no caer…………..vivi tiempo entre la humedad y la oscuridad……y sin el apoyo qu antes tenia………me di cuenta que dependia solo de mi….entonces decidi seguir……….seguir caminando……..para seguir creciendo….hay muchas cosas que aun no entiendo……..pero todo es en su propio tiempo.
    solo se que tengo un padre ejemplar y extrañamente maravilloso.

  8. hola querido misionero, recibiste la prueba de job, eres valiente….estoy segura que nuestro Padre Celestial, tiene una gran obra para ti…no olvides nunca que las familias son eternas, eres fuerte, eres un valioso hijo de Dios, termine su mision con honor y despues busque su compañera eterna, recuerda que toda la intruccion espiritual que recibimos es para ponerla en practica en estos momentos dificiles y dolorosos….asi es el valle de la muerte…sin embargo CRISTO vencio la muerte…padecio dolor, sufrimiento, agonia, el dio su vida por usted y por mi, y por todos….se levanto de la muerte y hara posible que podamos vivir nuevamente con nuestras familias , en nuestro Hogar Celestial , junto a nuestro Padre Eterno, si somos obedientes….para esto hemos sido preparados tanto tiempo, … ,para estos momentos dificiles e inexplicables…..un abrazo a la distacia

  9. con parto tu dolor la perdida de tus seres querido yo se y no me cae ninguna duda que el señor te bendisira siempre y que tu familia esta con EL , que el SEÑOR Jesucristo estara siempre a tu lado y que pronto estaremo junto a ello para siempre

  10. Fue muy inspirador yo perdi a mi abuelito hace dos años y tambiem fue muy triste ;realmente admiro tu valentia y el salir adelante a pesar de las pruebas y desafios que vengan.Gracias por compartir tu experiencia me ayuda a saber cual es el proposito el porque estoy en la tierra y porque vinoa jesucristo a esta tierra.

Comparte tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s