Crecientes multitudes recibiendo misioneros mormones retornados en aeropuerto de SLC son ahora un problema


El creciente número de multitudes esperando a un misionero que retorna en el aeropuerto de SLC está generando problemas fuera de control.

El creciente número de multitudes esperando a un misionero que retorna en el aeropuerto de SLC está generando problemas fuera de control.

La mayoría de los misioneros mormones que regresan son recibidos en el aeropuerto por la familia, los amigos y una figura de cartón ocasional de cualquier persona que por alguna razón no pudo estar allí. Estas multitudes están generando cada vez más problemas en el aeropuero de SLC.

Últimamente, los regresos son más elaborados con los profesionales del vídeo, globos, pancartas, flash mobs y propuestas de matrimonio.

La diversión a veces es demasiado para que la seguridad del aeropuerto pueda manejarla sin llamar a la policía de Salt Lake City, informó The Daily Herald la semana pasada.

Los funcionarios del aeropuerto están tratando de averiguar la mejor manera de lidiar con la multitud de cientos de personas que se forman alrededor de dos veces por semana, bloqueando escaleras mecánicas y el área de reclamo de equipaje, repercutiendo también en la obstrucción de los estacionamientos, dijo Barbara Gamm del Departamento de Aeropuertos de Salt Lake City.

“Ha sido muy intenso últimamente con un mayor número”, dijo. “Trabajamos duro con este fenómeno local”.

Gamm, dijo que los funcionarios del aeropuerto están incluyendo un área de felicitación más grande en los planes para una ampliación del aeropuerto que debe estar completa en cinco años.

Hace dos años, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días redujo la edad para los misioneros a 18 para los hombres y 19 para las mujeres. Los aeropuertos, a su vez, están viendo un gran incremento en el número de personas de regreso a casa.

Algunos videos de las bienvenidas en el aeropuerto han recibido más de 150.000 visitas en línea.

Ann Chumbley Snider dijo que vuela en el aeropuerto de Salt Lake City cada cuatro o cinco semanas para cuidar de su madre y también tiene una hija que está cumpliendo una misión. Es alentador, dijo, el ver a las familias dándole la bienvenida a sus hijos, pero también es frustrante tener que lidiar a través de las multitudes para conseguir tus maletas.

“Me gustaría que hubiera un espacio para estos regresos a casa para que tomaran su lugar”, dijo. “Es tan grande, y yo no quiero sonar negativa, pero la zona es tan concurrida y congestionada que hace que sea una locura”.

Steve Asay dijo que las multitudes eran relativamente pequeñas cuando su familia se reunió en el aeropuerto de Salt Lake City para saludar a su hijo que regresaba de una misión.

“Pero no hay ninguna experiencia como ver a su hijo volver a casa después de su misión”, dijo. “Hay mucho amor en el aire, no se puede imaginar”.

Fuente: KSL.com