Hombres Jóvenes SUD le dieron un regalo inolvidable a su Obispo


Además de presentar a su obispo un regalo inolvidable, los jóvenes también recibieron algo inesperado para sí mismos.

Además de presentar a su obispo un regalo inolvidable, los jóvenes también recibieron algo inesperado para sí mismos.

¿Alguna vez se te ocurrió darle un regalo inolvidable a tu Obispo?, bueno un grupo de jóvenes se reunieron para dar al obispo de su barrio el mejor regalo de Navidad y esto se les ocurrió. ¿Lo aplicarías en tu barrio?

Mi Deber a Dios

Mi Deber a Dios

Después de contemplar algunas ideas diferentes, los jóvenes del barrio Cedar Hills, Estaca Cedar Hills Utah West, decidieron sorprender a su obispo con un regalo de incalculable valor que estaban seguros, el obispo nunca olvidaría. Los jóvenes decidieron trabajar juntos para obtener sus certificados de Mi Deber a Dios antes de Navidad, y así sorprender a su Obispo J. Spencer Fluhman con dicho logro.

Deseret News informó que los chicos trabajaron en todas las asignaciones, manteniendo su progreso en secreto de Fluhman con el fin de darle una verdadera sorpresa. Fluhman recuerda que entró al aula y vio al grupo de 24 muchachos sentados allí. Cuando les preguntó qué estaba pasando, los jóvenes procedieron a sacar sus ejemplares y certificados de Mi Deber a Dios.

De ese momento, Fluhman dice,

Cuando cada niño sacó su propio certificado de Mi Deber a Dios empecé a llorar. Yo no pude hablar.

Fluhman a continuación, pasó de niño en niño, a realizar la firma de sus certificados y darles las gracias uno a uno con un apretón de manos y un abrazo, según relató Deseret News.

El Obispo Spencer Fluhman recibió un regalo especial de Navidad, cuando los 24  jóvenes de su barrio Cedar Hills obtuvieron sus certificados tras cumplir con las asignaciones de Mi Deber a Dios. (Foto cortesía de Winston Eager).

El Obispo Spencer Fluhman recibió un regalo especial de Navidad, cuando los 24 jóvenes de su barrio Cedar Hills obtuvieron sus certificados tras cumplir con las asignaciones de Mi Deber a Dios. (Foto cortesía de Winston Eager).

Además de presentar a su obispo un regalo inolvidable, los jóvenes también recibieron algo inesperado para sí mismos. Algunos de los jóvenes declararon que notaron un gran cambio en sí mismos, ya que han notado como han crecido mientras trabajaban en miras del logro de Su Deber a Dios, incluso en muchas ocasiones tuvieron que salir de su zona de confort. Shawn Miller, primer consejero de su quórum de maestros, dijo que se siente mejor consigo mismo después de recibir su certificado.

Otro de los jóvenes, Jackson Dayton explicó que lo sucedido también fue una bendición para el quórum en su conjunto, diciendo:

Hemos crecido mucho más como personas y como quórum, tuvimos un único objetivo de trabajar y lo hicimos juntos.

Mi Deber a Dios es un programa que se creó en la Iglesia para ayudar a los jóvenes a fortalecer su testimonio y estar mejor preparados para los retos del futuro y las responsabilidades que pueden enfrentar. Para obtener más información sobre Mi Deber a Dios, visite LDS.org.

Fuente: DeserethNews