5 enseñanzas de otras religiones que han hecho de mí un mejor mormón


El aprender de otras religiones nos ayudarán a ser mejores mormones.

El aprender de otras religiones nos ayudarán a ser mejores mormones.

¿Podemos aprender de otras religiones?, ¿las enseñanzas de diversos credos nos ayudarán en nuestro desarrollo espiritual?, lea atentamente la siguiente nota que nos motiva a estrechar lazos con miembros de otras religiones y emular sus buenas enseñanzas y ejemplos.

El profeta José Smith describió una de las creencias fundamentales de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es el respeto por el derecho de toda persona a “ adorar cómo, dónde o lo que desee” (Artículos de Fe 1:11). Brigham Young enseñó de manera similar que el mormonismo abarca toda la verdad, “sí [él] se encuentra con … los universalistas, o la Iglesia de Roma, o los metodistas, la Iglesia de Inglaterra, los presbiterianos, los bautistas, los cuáqueros, los Shakers, o cualquier otra de las diversas y numerosas sectas y partidos diferentes” (Diario de Discursos 7: 284).  Al reflexionar sobre las muchas formas en que mi propia vida se ha enriquecido a través de la asociación con personas de diferentes credos religiosos, veo claramente que mucho de lo que sé sobre cómo ser un buen Santo de los Últimos Días se debe a las lecciones que he aprendido de los que están fuera de mi fe. Se me ha fortalecido de manera única por las virtudes y los valores reflejados en las vidas de seguidores de muchas creencias religiosas. Aquí comparto la forma en que cinco religiones han tocado mi vida de manera sencilla y me han ayudado a tener un mayor compromiso con la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

  1. La hermosa antigüedad del catolicismo

A lo largo de mi vida, he amado y admirado la hermosa antigüedad de la Iglesia Católica. Me encanta la tradición, el ritual, y la profundidad de una fe que tiene sus raíces casi dos mil años a la espalda desde Pedro, el apóstol llamado y ordenado por el mismo Jesús. El catolicismo me ha ayudado a querer ser una mejor persona, un mejor miembro de la Iglesia. Recientemente, siento una gran admiración por el Papa Francisco, por su énfasis en el amor y el servicio. Una declaración que dio aquí en una entrevista de 2013, me impacto y se ha quedado conmigo: “Veo claramente que lo que la iglesia necesita hoy más que nunca es la capacidad de curar heridas y de calentar los corazones de los fieles, quienes necesitan la cercanía, la proximidad de nosotros. Veo a la iglesia como un hospital de campaña después de la batalla. ¡Es inútil exigir a una persona gravemente herida y más aún si tiene el colesterol alto por el nivel del azúcar en la sangre! Primero tienes que sanar sus heridas. Entonces ahí podrás hablar y pedir todo lo demás. Recuerda primero: sanar las heridas, sanar las heridas”. 

  1. El cristianismo evangélico en Gracia

Pasé 12 años de mi vida en Texas, la mayoría de los amigos de mi familia han sido cristianos evangélicos, incluyendo bautistas, metodistas y cristianos no confesionales. ¿Cómo me ha gustado aprender de la fuerza de sus convicciones respecto a la gracia de Jesucristo? Su compromiso con Cristo, la Biblia, y la fuerza con que comparten su fe con los que les rodean. ¡Tanto a mí y como a mi familia nos han inspirado! Veo tanto en su amor por el Señor que me hace querer ser un mejor y fiel miembro de la Iglesia.

  1. La fuerza del judaísmo y sus contribuciones a la Humanidad

Debido a que las raíces del cristianismo se remontan al judaísmo, siempre he sido agradecido por los aportes del judaísmo a mi propia fe y he apreciado del gran terreno común entre nosotros. También siento mucho respeto por los sufrimientos y las persecuciones  a los que se han enfrentado a lo largo de la historia. A pesar de esas dificultades y aunque el pueblo judío hoy represente apenas el 0,2 por ciento de la población mundial, honro y admiro que en conjunto se hayan otorgado ¡más del 20 por ciento de los Premios Nobel! Las contribuciones del judaísmo a la humanidad en general y para la sociedad occidental específicamente son incalculables. Estoy muy agradecido a esta antigua fe por todo su aporte al mundo.

  1. La amabilidad y respeto por los otros del budismo

Antes de mi servicio como misionero de tiempo completo en Corea del Sur, confieso que no sabía mucho sobre el budismo, una de las religiones más grandes del mundo, con aproximadamente la mitad de mil millones de seguidores en la actualidad. Cuando tuve la suerte de volver a acercarme a muchos budistas durante mis dos años en Corea, me pareció que había muchas cosas de la forma en que estas personas amables y gentiles vivían sus vidas que quería emular. Admiro su énfasis en el aprendizaje de la verdad a través del estudio y la meditación, la búsqueda de la sabiduría, viviendo en paz con los demás, así como de su búsqueda de la iluminación. Aunque el budismo difiere del cristianismo en muchos aspectos fundamentales, encontré que las creencias más básicas del budismo son un patrón que podría ayudar a hacer de cualquier seguidor de Jesucristo en un mejor y fiel discípulo de su Evangelio.

  1. La devoción del Islam a Dios y la familia

Ha sido un honor asociarme con amigos y colegas musulmanes en los últimos años, incluyendo mi amistad con un colega mío que es actualmente asesor académico de la Asociación de Estudiantes Musulmanes en nuestra universidad. He aprendido que los mormones devotos y los devotos musulmanes tienen mucho en común. La importancia de la oración y el ayuno, el cuidado de los pobres y necesitados, y la devoción a Dios y la familia son sólo algunas de las creencias que compartimos. También me identifico con la difícil situación de tantos musulmanes de todo el mundo que sienten que su religión es caracterizada indebidamente y calumniada injustamente con mucha frecuencia. Estoy agradecido por los buenos ejemplos de amigos musulmanes que me han enseñado valiosas lecciones sobre cómo ser un más devoto miembro de la Iglesia.

Fuente: AggieLandMormons.org

Aviso Vallas Casc.

Anuncios