Proteja a su familia de los medios de comunicación social


Al darle importancia al “autocontrol”, las personas estarán más preparadas para navegar en los medios de comunicación social de una manera apropiada por ser buenos “ciudadanos virtuales”, incluso cuando no estén en casa donde tienen activado un filtro.

Al darle importancia al “autocontrol”, las personas estarán más preparadas para navegar en los medios de comunicación social de una manera apropiada por ser buenos “ciudadanos virtuales”, incluso cuando no estén en casa donde tienen activado un filtro.

Proteger a las familias de la pornografía conlleva más que simplemente instalar filtros de Internet en las computadoras, se trata de desarrollar buenos hábitos, dijo Jill C. Manning, experta en trabajos de investigación y clínicos, relacionados a la pornografía y su impacto en las familias.

“Cómo utilizamos y elegimos los medios de comunicación social, cómo manejamos la conducta, los hábitos y el consumo de los medios en nuestra vida, especialmente en nuestros hogares, tiene un impacto significativo en el ambiente de nuestros hogares y la salud de los mismos”, dijo la Dra. Manning durante la conferencia Utah Coalition against Pornography (Coalición de Utah contra la pornografía), la cual se llevó a cabo en el Hotel Little América, en Salt Lake City el 22 de marzo.

Es mediante la mejora de los hábitos mediáticos y la enseñanza dentro del hogar de cómo movernos en un mundo saturado de medios de comunicación social que las personas, junto con sus familias, aumentarán su resistencia a la pornografía, dijo ella.

“A menudo cuando hablamos acerca de las normas y las pautas de los medios de comunicación social, se hace desde un enfoque muy superficial”, dijo la Dra. Manning. “Por lo general nos centramos en los filtros, controles de los padres, cosas que son externas”.

Aunque esas herramientas son muy importantes, debe hacerse más, dijo ella. Llegar a ser una familia experta en los medios de comunicación social va más allá de simplemente bloquear los sitios web de pornografía.

“Durante años, me he centrado exclusivamente en la pornografía y sus efectos en los matrimonios y las familias”, dijo ella. “Pero en los últimos dos años… me he vuelto más observadora y estoy más fascinada, además de preocupada, con algunas de las tendencias de los medios de comunicación social más amplios y el consumo de las cosas que veo alrededor nuestro cada día, que creo tienen algunas de las mismas características básicas que vemos con los problemas de la pornografía. He aprendido que la pornografía no tiene un monopolio del contenido que es dañino, que convierte a las personas en objetos, que se aprovecha de las personas y es excesivo, que carece de empatía y engendra la falta de empatía en las personas, tampoco es el único tipo de contenido que es voyeurista o narcisista”.

300-boy-texting-947211Además de un aumento de la naturaleza violenta o sexual de video juegos, películas y televisión, la adicción y el consumo excesivo de los medios de comunicación social sigue creciendo, especialmente con los jóvenes, siendo necesario que las familias establezcan parámetros en sus propios hogares.

Partiendo de un estudio de más de mil jóvenes entre las edades de 13 y 17 años, la Dra. Manning dijo que el 41 por ciento de esos adolescentes informaron que eran adictos a sus teléfonos móviles. Otro estudio demostró que los jóvenes en los Estados Unidos de 8 a 18 años consumen entretenimiento multimedia en un promedio de 7,5 horas al día.

“Y cuando uno mira sus habilidades para realizar tareas múltiples, de hecho usan 10 horas y 45 minutos de contenido dentro de esas siete horas y media”, dijo la Dra. Manning. Y estos números aumentan a medida que los jóvenes entran en la universidad, según otro estudio.

“Las jóvenes en el primer año, en promedio, pasan 12 horas al día conectadas a entretenimientos multimedia— especialmente en el envío de mensajes, música, internet y las redes sociales. No tendríamos que decir mucho acerca de esto, si fuera algo bueno…

300-father-daughters-ipad-1160152“Y ¿cuál es el ‘largo plazo’ para nosotros como sociedad cuando tenemos toda una generación y una generación que se avecina que está utilizando los medios de comunicación social en exceso?”.

Al darle importancia al “autocontrol”, las personas estarán más preparadas para navegar en los medios de comunicación social de una manera apropiada por ser buenos “ciudadanos virtuales”, incluso cuando no estén en casa donde tienen activado un filtro.

“Si podemos mejorar nuestros hábitos en los medios de comunicación social y enseñarlos en nuestros hogares —y especialmente a nuestros jóvenes— simplemente cómo manejar este mundo sobrecargado y saturado de medios de comunicación social en el que ahora vivimos, de una mejor manera y más saludable, podemos aumentar la resistencia a la pornografía y a los contenidos multimedia y disminuir nuestras vulnerabilidades”, dijo la Dra. Manning.

Además de deliberar juntos, la Dra. Manning compartió cuatro maneras para ayudar a las familias a llegar a ser expertas en los medios de comunicación social:

1. Conozca cómo y qué medios de comunicación social se están utilizando dentro del hogar.

“Qué sucedería si la única cosa que la gente conociera acerca de usted fuera su perfil multimedia —un registro detallado de todo lo que usted ve, lee, escucha, número de identificación personal, o blog?”, preguntó ella.

¿El perfil en línea de una persona coincide con sus valores, prioridades y relaciones? El simple registro de una semana de consumo de medios de comunicación social puede decir a la gente lo que la ingesta de los mismos dice acerca de ellos y qué acciones serán necesarias para que reflejen sus prioridades.

2. Tenga en cuenta qué se está escuchando o viendo.

“Tan a menudo nos ponemos en piloto automático”, dijo ella. “Debemos tener más en cuenta lo que estamos haciendo y por qué… Debemos estar más conscientes y despiertos. Las cosas que están entrando en nuestras vidas que son realmente tóxicas, con el tiempo pueden conducirnos fuera de la senda de donde queremos estar”.

Igual que una persona o familia que trata de comer saludablemente podría pasar tiempo mirando una etiqueta de alimentos, la Dra. Manning dijo que también pueden hacer esto con su consumo multimedia.

“Una familia experta en los medios de comunicación social habla sobre sus pautas en cuanto a los medios de comunicación social y expectativas conjuntamente”, dijo ella.

Los padres deberían fijar las pautas y luego explicar el porqué de la norma. Los acuerdos en los medios de comunicación social son una manera en que los padres pueden hablar sobre lo que es apropiado y establecer normas claras.

3. Planifique tiempo en donde no se use ningún tipo de medios de comunicación social.

Antes de la explosión de la tecnología, la gente podía llegar a casa después de sus actividades programadas y descansar de las presiones sociales e influencias externas. Con los medios de comunicación social disponibles en la actualidad, siempre hay una toma de corriente accesible a las redes sociales. Al planear tiempo libre sin los medios de comunicación social, las familias tendrán un descanso del “estrés digital” que a menudo acompaña a la constante presión en línea.

580-mother-son-compute7866384. Busque los mejores medios de comunicación social; rechace los malos.

“Necesitamos entrenar a nuestros oídos y ojos para reconocer los medios de comunicación social de alta calidad”, dijo ella. “¿Qué haremos para lograr que nuestros jóvenes reconozcan los medios de comunicación social de alta calidad? …No asuman que ellos simplemente ya lo saben”.

El hablar sobre el porqué de ciertas normas y valores son ayudas importantes para los miembros de la familia, para entender por qué necesitan ser más cuidadosos en sus elecciones de los medios de comunicación social.

“Lo que necesitamos entender como líderes, padres y maestros es que nuestros jóvenes no están transfiriendo automáticamente sus habilidades del mundo real a una vida virtual. Éstas tienen que ser más concretas y claras para ellos…

“[Al] centrarnos en las habilidades sobre la vida, desarrollamos relaciones en nuestras familias, y aclaramos valores, ello también refuerza el comportamiento virtual, llegando a ser personas de integridad ya sea que estemos en línea o no”.