Conoce el proceso de construcción de los Templos Mormones


Trabajadores de la construcción preparan el ángel Moroni para la colocación de la torre central del Templo de Provo City, en marzo de 2014.

Trabajadores de la construcción preparan el ángel Moroni para la colocación de la torre central del Templo de Provo City, en marzo de 2014.

En este artículo usted podrá conocer sobre la construcción de los templos mormones, aquellos que la Iglesia opera (más de 140) en todo el mundo. Los templos no son lo mismo que las capillas, donde los Santos de los Últimos Días asisten para los servicios de adoración semanales cada domingo. Los templos están cerrados los domingos, y sólo los mormones que viven los más altos estándares de la fe pueden entrar en un templo después de su dedicación.

Lec Holmes ha trabajado 25 años en la construcción de templos, y mientras ayuda en la construcción del segundo templo en Provo, Utah, admite que la construcción de ellos no es “el típico trabajo de construcción”. Y se refiere a esto al decir que no es típico por sus techos inclinados, por la unión entre las diferentes partes implicadas en la construcción (todos se llevan bien), y porque los templos mormones están fabricados con las más altas normas de ingeniería.

La Iglesia ha querido detallar a todas las personas el proceso de construcción de templos, mostrando que la creación de estas estructuras sagradas es como la construcción de otros edificios, pero que también es única en muchas maneras, por el significativo rol que los templos tienen en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

A continuación conozcamos las etapas de construcción de un Templo Santo de los Últimos Días.

El alcalde de Italia, Gianni Alemanno, y Cristiano Bonelli, presidente del IV Ayuntamiento de Roma, visitaron el sitio de construcción del templo de Roma Italia de la Iglesia en abril de 2013.

El alcalde de Italia, Gianni Alemanno, y Cristiano Bonelli, presidente del IV Ayuntamiento de Roma, visitaron el sitio de construcción del templo de Roma Italia de la Iglesia en abril de 2013.

1. Financiamiento, Identificación de una necesidad y Selección de un sitio.
Primero, es importante notar que los Templos Mormones son construidos usando fondos de la Iglesia apartados para ese propósito y que la Iglesia paga los costos sin una hipoteca u otro financiamiento. El Elder William R. Walker, director ejecutivo del departamento de Templo de la Iglesia dice que “Hemos tenido un practica en la Iglesia desde hace mucho tiempo, por más de 100 años, de que no tomamos préstamos o poner hipotecas sobre propiedades para construir templos”. “Así que no podríamos construir un templo a menos que pudiéramos pagar por el templo como el templo fue construido”.

La Iglesia busca proporcionar oportunidades para los mormones alrededor del mundo y puedan acceder a sus templos. 85% de los miembros viven a 320 km de un templo, y los templos están generalmente ubicados en zonas con suficientes miembros (no hay un número definido) para justificar la construcción, o donde existen grandes distancias entre templos. Los anuncios públicos para nuevos templos normalmente son hechos por el presidente de la Iglesia en una Conferencia General.

Una vez que se toma la decisión de construir un templo en un área determinada, la Primera Presidencia bajo oración escoge el lugar exacto donde se construirá, este modelo ha estado en vigencia desde los comienzos de la Iglesia. Por ejemplo, poco después de entrar en el Valle de Lago Salado, en Julio de 1847, Brigham Young identificó el bloque de tierra sobre el cual construir el Templo de Salt Lake. Y más recientemente, después de que la Iglesia anunció en 2008 que construiría un templo en la Ciudad de Kansas, Missouri, el Presidente Dieter F. Uchtdorf de la Primera Presidencia (por solicitud del Presidente Monson) pasó varios días visitando muchos lugares posibles en el área. El Presidente Uchtdorf volvió a Lago Salado y recomendó al Presidente Monson el lugar donde el templo fue finalmente construido.

Bill Williams, quien ha sido un arquitecto de la Iglesia desde 2003, dice que la Iglesia busca sitios “que tienen protagonismo, que están en un barrio atractivo, un barrio que soporte el paso del tiempo”.

El construcción del Templo Oquirrh Mountain, Utah. Este templo fue terminado en agosto de 2009.

El construcción del Templo Oquirrh Mountain, Utah. Este templo fue terminado en agosto de 2009.

2.  Etapa de Diseño y la importancia de un “Diseño Sustentable”.
Después de que el lugar del templo está seleccionado y la Iglesia determina que tan grande debe ser el edificio (en función del número de miembros en el área), un equipo de arquitectos de la Iglesia crea los posibles diseños interiores y exteriores.

Mientras que el propósito de cada uno de los 142 templos de la Iglesia es el mismo, muchos aspectos de la apariencia interior y exterior de cada estructura son únicos, adaptados a la gente del lugar y de la zona. Williams dice que los buenos arquitectos “Quieren crear algo único, algo que tenga su propia personalidad, y los líderes de la Iglesia nos permiten hacer eso” con los templos. El agrega que se puede hacer mucho para hacer un templo único, incluyendo “los motivos decorativos, el tipo de muebles, los diseños interiores, cómo articularlo. Podría ser cualquier cosa, desde el aspecto moderno que se ve en el Templo de Washington DC a algo así como el aspecto gótico, neo clásico que se encuentran en el Templo de Salt Lake”.

Para crear una mirada y sentir que es la correcta para un templo especifico, los arquitectos solicitan un número de fuentes. Por ejemplo, cómo la Iglesia ha diseñado su futuro templo en la República Democrática del Congo, Williams dice que su equipo se reunió con gente local para “Entender la naturaleza de la gente, el país en el que viven, los mormones que están ahí y considerar como se podría adaptar mejor el templo” para ellos.

Un aspecto crítico del proceso de planificación es el “diseño sustentable”, un concepto que Williams dice busca reducir los costos operacionales a largo plazo de un templo. “Cualquier cosa que podamos hacer para que los sistemas ambientales, la energía los sistemas mecánicos eficientes, para hacer que los materiales del interior tengan una longevidad de manera que no se llevan a cabo de inmediato, algo que podemos hacer para conservar el agua, es muy bueno para nosotros como propietarios, porque hace que a largo plazo cueste menos. Eso es lo que significa ser sustentable”.

En la selección de los materiales de construcción, la Iglesia se conforma con nada menos que lo mejor. El modelo para esto, el Elder Walker dice, se encuentra en la descripción del templo de Salomón en 1 reyes 7 en la Biblia. “Ellos usaron los materiales más finos y los mejores trabajadores para construir el templo. Y ese es el modelo que nosotros seguimos”, “No para ser ostentosos, pero para que sea hermoso en un maravilloso tributo a Dios”.

Y el rol de la inspiración es lo más importante para el diseño del templo, William dice. “Estos son Sus casas, y queremos asegurarnos que todos sientan esa responsabilidad, así que cuando comenzamos las reuniones de diseño, comenzamos con una oración.”

El proceso de diseño puede tomar hasta dos años, y Elder Walker señala que durante todo el proceso la Primera Presidencia está involucrada y da la aprobación final, “desde los claros detalles arquitectónicos hasta los colores y muestras de alfombras”.

La obra de construcción del Templo Filipinas Ciudad Cebu. Este templo fue terminado en junio de 2010.

La obra de construcción del Templo Filipinas Ciudad Cebu. Este templo fue terminado en junio de 2010.

3.  Etapa de Construcción.
Por los altos estándares para construir un templo, la Iglesia envía representantes a través del mundo para buscar los mejores contratistas. La Iglesia usa más de una docena de contratistas, y Doxey dice que “la complejidad del diseño del templo requiere lo mejor que la mayoría de los trabajadores han tenido para dar en un proyecto”.

Dustin Mundy, quien supervisa la estructura de acero en el centro del Templo de Provo (incluyendo sus escaleras de caracol), dice que si bien el deseo de hacer su mejor trabajo es algo natural para un proyecto de este tipo, también tiene una medida extra de motivación: algunos de sus antepasados ​​construyeron las escaleras de caracol en el templo de Manti, Utah (terminado en 1888). “Es una bendición”, dice. “Tú quieres hacer el mejor trabajo de calidad, obtener los mejores jornaleros que se pueda tener en un sitio de trabajo y simplemente hacer lo mejor posible”.

Los altos estándares de construcción existen por dos razones principales: primero, los Santos de los Últimos Días creen que sus templos están entre los lugares más sagrados sobre la tierra y son tributos a Dios; segundo, la Iglesia construye estos templos para durar cientos de años.

Los representantes de la Iglesia se aseguran que las compañías de construcción sean estables económicamente y que estén dispuestas a conocer y cumplir las regulaciones de la Iglesia, tales como el no fumar, beber alcohol y tener música ruidosa en el sitio de construcción, detalles importantes que se deben respetar así los trabajadores de la construcción no sean miembros de la Iglesia. Es así que la Iglesia invita a las compañías seleccionadas al proceso de licitación. Una vez que una compañía es escogida, la construcción toma normalmente de 24 a 48 meses, dependiendo de la ubicación.

Para templos ubicados fuera de Estados Unidos, la construcción toma más tiempo por una variedad de razones. “En algunos países, habrá más trabajo manual para hacer que en los Estados Unidos, debemos tener equipo para hacerlo” dice Doxey. Y Karl agrega que “otras circunstancias, además de sólo el sitio del templo” pueden retrasar el proceso en algunas áreas internacionales, incluyendo los honorarios adicionales ocasionados por los gobiernos locales.

Aunque puede ser un desafío encontrar contratistas calificados, la vara alta vale la pena para ambos, la Iglesia y los trabajadores. No sólo los proyectos de construcción del templo suministran trabajos en las comunidades locales, sino que también proporcionan lo que muchos trabajadores de la construcción consideran que es el cenit de su carrera. Por ejemplo, Doxey dice que el supervisor de la cuadrilla de cemento del templo en construcción de Filadelfia, Pensilvania le dijo que en 30 años, el “nunca ha visto un proyecto tan bien diseñado”, uno que él dice es tan durable que “estará aquí cuando la humanidad se haya ido”.

Jornada de puertas abiertas en el Templo de Tegucigalpa Honduras en febrero de 2014. Los miembros de la Iglesia tienen la oportunidad de servir durante la jornada de puertas abiertas, algunos ayudan colocando cubiertas a los zapatos de los visitantes antes de entrar al templo. Las cubiertas para los zapatos son solo para proteger el revestimiento del templo y plantas y no tienen ningún significado religioso.

Jornada de puertas abiertas en el Templo de Tegucigalpa Honduras en febrero de 2014. Los miembros de la Iglesia tienen la oportunidad de servir durante la jornada de puertas abiertas, algunos ayudan colocando cubiertas a los zapatos de los visitantes antes de entrar al templo. Las cubiertas para los zapatos son solo para proteger el revestimiento del templo y plantas y no tienen ningún significado religioso.

4.  Puertas Abiertas, Ceremonia de la Piedra Angular y la Dedicación.
Como sabemos, solo a los Santos de los Últimos Días que vivan los estándares más elevados de la fe se les permite entrar a un templo dedicado. Por lo tanto, una vez la construcción está completa, y previo a la dedicación del templo, la Iglesia abre las puertas del templo al público por varias semanas para paseos gratis. Estas puertas abiertas son una oportunidad para cualquier persona en la comunidad, Mormones o no, de caminar a través de un templo y aprender más sobre las creencias de los Santos de Los Últimos Días.

Entonces, una o dos semanas después de concluir el Puertas Abiertas, un líder de la Iglesia (normalmente un miembro de la Primera Presidencia) formalmente dedica el templo. Un aspecto de los eventos de la dedicación es la ceremonia de la piedra angular, donde líderes de la Iglesia y otros ponen un mortero alrededor de la piedra angular para simbolizar la terminación del templo.  Más tarde, el élder Walker dice que el presidente o la persona que él asigna dice la oración dedicatoria “para consagrar el templo que será utilizado para los sagrados propósitos para los cuales se construye el templo.”

Presidente Dieter F. Uchtdorf, segundo consejero de la Primera Presidencia de la Iglesia, ayuda a un niño, miembro de la Iglesia con el mortero y así asegurar la piedra angular del Templo de Tegucigalpa Honduras en marzo de 2013, lo que significa la terminación del templo.

Presidente Dieter F. Uchtdorf, segundo consejero de la Primera Presidencia de la Iglesia, ayuda a un niño, miembro de la Iglesia con el mortero y así asegurar la piedra angular del Templo de Tegucigalpa Honduras en marzo de 2013, lo que significa la terminación del templo.

5.  Una Hermosa Adición a la Comunidad

El 2008, en el Puertas Abiertas del templo de Twin Falls en Idaho, Elder Walker recuerda como los líderes de la comunidad y periodistas se refirieron a esa estructura como “nuestro templo”, demostrándole que el templo bellamente construido y los muy bien cuidados jardines del templo son una fuente de orgullo para los ciudadanos locales. De hecho, la experiencia mundial demuestra que los templos mormones impactan positivamente en los valores de propiedad de vecinos, incluso en una mala economía.

“Yo pienso que eso solo muestra que el templo, normalmente, será una de las más hermosas construcciones en una comunidad. Es natural que, no solo los miembros de nuestra Iglesia, pero todos los miembros de la comunidad generalmente están muy complacidos de tener un templo ahí, y ellos sentirán que es “nuestro templo”. Esperamos que ese sea el caso”.