Capilla mormona fue usada como albergue tras incendio en Valparaíso, Chile


Capilla del barrio O’Higgins, Chile.

Capilla del barrio O’Higgins, Chile.

Tras el trágico incendio ocurrido en el puerto chileno de Valparaíso, una capilla mormona, del barrio O’Higgins fue usado como refugio para miembros que perdieron sus enseres. Sin embargo, horas después la capilla O’Higgins estuvo a punto de ser evacuada debido al avance de la llamas. No hubo desgracias que lamentar entre los miembros albergados y el edificio continúa intacto.

Toda la noche los líderes locales del sacerdocio en la Estaca Valparaiso se han mantenido alerta de las necesidades de los miembros y la evolución de las llamas que sigue arrasando en nuevos sectores del puerto.

El Obispo Ibarra, obispo agente y a cargo de la coordinación de la emergencia, informó que en breve el presidente de estaca y otros líderes del sacerdocio irían a constatar en terreno, un catastro de las pérdidas entre los miembros de su estaca que tienen sus casas en los sectores de Cuesta Colorada y Rocuán.

Aun cuando son cifras que se confirmarán durante la mañana, el número de casas de miembros de la Iglesia con pérdida total podría ascender a 30. Cabe destacar que estas cantidades solo abarcan los miembros activos que han se han reportado a los líderes del sacerdocio, ya que aún no se ha podido contactar a la totalidad de miembros menos activos por lo que se espera que las pérdidas entre los miembros SUD aumenten aún más.

Las labores de “Manos Mormonas que Ayudan” se limitan por este momento al acopio y clasificación de la ayuda que llega continuamente desde diversos lugares. Debido a lo impredecible del fuego y el viento, no se ha permitido hacer ingreso a los voluntarios a los cerros devastados, pero el Obispo Ibarra menciona que “estamos esperando, porque hay sectores donde ya no hay nada que consumir, vamos a esperar y luego vamos a subir igual porque los focos deberían estar en otros lugares”.

Al ser consultado por si han tenido tiempo para descasar comentó que “bueno, algo se hace, después habrá tiempo para dormir”.

Los líderes locales han solicitado no enviar más ropa, ya que se dispone de suficiente. Se han solicitado manos para el acopio, clasificación y entrega de la ayuda; además de ropa para niños pequeños y recién nacidos,  camas, muebles, ropa de cama, útiles de aseo y leche.

Se informó que más de 2.000 viviendas han sido consumidas y 12 personas han fallecido y se estima que más de 5.000 efectivos de CONAF, Bomberos, PDI, Carabineros, Ejército, Armada, Samu y ONEMI trabajan en el combate y control de esta emergencia.

El pronóstico en cuanto a la emergencia no es muy alentador. La oficina de emergencia a decretado alerta preventiva las regiones de Valparaíso, Metropolitana y O’Higgins por las altas temperaturas esperadas. La CONAF ha advertido que el siniestro podría tardar hasta 20 días en ser extinto.

Fuente: elfaromormon.org