Jóvenes mormones: Integren su fe con su vida digital


Para la juventud mormona, la religión no es sólo un asunto de domingo. Por eso, cuando líderes de la Iglesia determinaron que era el momento de renovar las lecciones que se enseñan a los jóvenes los domingos (Ven, sígueme), sabían que se debía proporcionar las herramientas para que integren su fe con sus vidas digitales.

Para la juventud mormona, la religión no es sólo un asunto de domingo. Por eso, cuando líderes de la Iglesia determinaron que era el momento de renovar las lecciones que se enseñan a los jóvenes los domingos, sabían que se debía proporcionar las herramientas para que integren su fe con sus vidas digitales.

En muchos aspectos, los jóvenes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones) son como sus pares de otras religiones – estudian, hacen deporte, salen con amigos y utilizan todo tipo de tecnología disponible. Son parte integral de una generación de nativos digitales, la primera generación que no concibe la vida sin teléfonos celulares e Internet.

Pero los adolescentes mormones también son diferentes de algunos de sus compañeros. Muchos asisten a Seminarios (clases de estudio de las Escrituras) cada mañana antes de la escuela y también se reúnen con otros jóvenes miembros de la Iglesia una vez a la semana en la iglesia. A menudo oran y leen las Escrituras diariamente. También usan la tecnología para explorar sus creencias religiosas, publicando, comentando, viendo vídeos y citas de líderes de la Iglesia en las redes sociales.

Para la juventud mormona, la religión no es sólo un asunto de domingo. Por eso, cuando los líderes de la Iglesia determinaron que era el momento de renovar las lecciones que se les enseñaban los domingos (Ven, sígueme), sabían que se debía proporcionar las herramientas para que integren su fe con sus vidas digitales.

“El modelo juvenil de hoy es una corriente interminable de distracciones digitales que apuntan a varias direcciones, muchas de las cuales son destructivas e innecesarias”, dice el élder Neil L. Andersen, del Quórum de los Doce Apóstoles. “La Iglesia debe tener un papel importante como fuente de bien para los jóvenes en un mundo tecnológico. Nuestra nueva línea busca, tanto a través de medios digitales y de la interacción dentro y fuera de clase, ayudar a los jóvenes a aplicar las enseñanzas de Jesucristo en sus propias vidas”.

El plan de estudios, llamado “Ven, sígueme”, se centra en proporcionar a los maestros de la Iglesia los recursos para enseñar las doctrinas del Evangelio de Jesucristo. El título hace referencia a las palabras de Cristo en Lucas 18:22 (ver también Mateo 16:24 ; Marcos 1:17 ; Lucas 9:23 ). A los maestros se les pide emular la manera de enseñar del Salvador: amar y conocer a aquellos a quienes enseña, preparándose por medio del ayuno y la oración, usando las Escrituras, compartiendo ejemplos reales, haciendo preguntas, confiando en aquellos que Él enseñó, invitando a la gente a actuar, y ser un ejemplo.

"La Iglesia debe tener un papel importante como fuente de bien para los jóvenes en un mundo tecnológico. Nuestra nueva línea busca, tanto a través de medios digitales y de la interacción dentro y fuera de clase, ayudar a los jóvenes a aplicar las enseñanzas de Jesucristo en sus propias vidas" - élder Neil L. Andersen del Quórum de los Doce Apóstoles.

“La Iglesia debe tener un papel importante como fuente de bien para los jóvenes en un mundo tecnológico. Nuestra nueva línea busca, tanto a través de medios digitales y de la interacción dentro y fuera de clase, ayudar a los jóvenes a aplicar las enseñanzas de Jesucristo en sus propias vidas” – élder Neil L. Andersen del Quórum de los Doce Apóstoles.

El plan de estudios anterior se enseñaba de manuales publicados, donde los materiales de las lecciones eran las mismas para todas las congregaciones de todo el mundo. Dichos manuales, a menudo, no permitían incluir o agregar los recursos más actuales para la enseñanza. En cambio, el nuevo plan de estudios se puede actualizar con recursos nuevos y enseñanzas, las cuales se dispondrán en línea, por ello se pide a los maestros utilizar los recursos en línea y así puedan crear una lección adaptada a las necesidades individuales de los jóvenes de la clase.

Cada mes, los líderes y los maestros deberán elegir una de las diversas reseñas de las Doctrinas que consideren se adapte mejor a las necesidades de los jóvenes en sus congregaciones. Se trata de un plan de estudios diseñado para adaptarse a la juventud, complementado con vídeos, música y gráficos accesibles a través de la web de la Iglesia y aplicaciones móviles .

Con el nuevo plan de estudios

El plan de estudios fue desarrollado y probado como programa piloto en congregaciones de todo el mundo, Amy Jensen de 16 años de edad – Mission Viejo, California, dice que los vídeos en el nuevo plan de estudios le han ayudado a aprender mejor: “Así es como yo entiendo, visualmente”, además indicó: “Yo soy capaz de prestar atención y tal vez verlo de nuevo si tengo que hacerlo para comprender mejor.”

Las herramientas digitales son sólo una parte de un enfoque más individualizado de la enseñanza en el nuevo plan de estudios. “‘Ven, sígueme’ ha sido adaptado a las necesidades de la juventud mediante métodos de aprovechamiento múltiple”, dijo el élder Christoffel Golden Jr., de los Setenta. “Ayudarán a la juventud… a interiorizar más profundamente el Evangelio en sus vidas”.

Para ayudar a entender mejor los principios del Evangelio, se motiva a los jóvenes a enseñar lecciones. Los que han enseñado a sus compañeros dicen que fue un reto gratificante. “Se tiene que estar realmente preparado para lograr una clase exitosa”, dijo Shaniel McCary, de 17 años, participante del programa piloto en Basin City, Washington “De esa manera nos preparamos pidiendo a nuestro Padre Celestial para que esté con nosotros. Debemos prepararnos lo mejor que podamos y luego, cuando llegamos a la clase, Él se encargará del resto.

Cada mes, los líderes y los maestros deberán elegir una de las diversas reseñas de las Doctrinas que consideren se adapte mejor a las necesidades de los jóvenes en sus congregaciones. Se trata de un plan de estudios diseñado para adaptarse a la juventud, complementado con videos, música y gráficos accesibles a través de la web de la Iglesia y aplicaciones móviles

Cada mes, los líderes y los maestros deberán elegir una de las diversas reseñas de las Doctrinas que consideren se adapte mejor a las necesidades de los jóvenes en sus congregaciones. Se trata de un plan de estudios diseñado para adaptarse a la juventud, complementado con vídeos  música y gráficos accesibles a través de la web de la Iglesia y aplicaciones móviles.

“El nuevo plan de estudios pone un fuerte énfasis en la participación de los jóvenes como estudiantes y como maestros. A los jóvenes se les pide que asistir a clase todos los domingos preparados para aprender, estudiar las Escrituras y las enseñanzas de otras experiencias, y compartir lo que el evangelio significa para ellos con sus compañeros y familiares. “Participamos mucho en las clases, y aprendemos más entre del uno con el otro”, dijo Jensen.

Tony Hernández, líder de una congregación Orlando, Florida, que fue parte del programa piloto, dijo que le tomó un tiempo asimilar el nuevo enfoque, “En el principio, los jóvenes se negaban a hablar en clase “, dijo Hernández. “Vivimos en una sociedad donde a menudo prefieren no hablar, por lo que cuando se les pidió que compartan sus pensamientos, no nos fue muy bien al principio.” Pero después de unos meses, los jóvenes parecían hacer “clic” con el nuevo plan de estudios, dijo Hernández. “Comenzaron a involucrarse, compartir y responder, y se convirtió en algo muy bueno para ellos”, dijo. “Construyeron camaradería, y ahora se sienten seguros compartiendo sus pensamientos sobre el evangelio. Me encanta.”

Darcy Chávez es también parte de una congregación piloto en Mission Viejo, y ella dijo que las nuevas lecciones le ayudaron a acercarse a otros jóvenes. “Hay experiencias mucho más personales que ahora compartimos en clase con las chicas, por ejemplo, yo he compartido cosas que podrían relacionarse a la clase, y que nunca me hubiera imaginado hacerlo”, dijo Chávez. Las lecciones se contabilizan como un esquema, con referencias y enlaces a las Escrituras, videos y enseñanzas recientes de la Iglesia líderes. Dado que las lecciones pueden ser continuamente actualizadas, los jóvenes escucharán ejemplos actuales de cómo la doctrina de la Iglesia puede aplicarse a sus vidas y problemas. “Nos hace pensar cómo podemos aplicar en nuestras vidas lo que aprendemos en la escuela dominical”, dijo Chávez. “Pone nuestras vidas en perspectiva para cuando estamos en la escuela y en ocasiones que nos sentimos excluidos de las cosas del mundo, las decisiones que tomo ahora en la vida es lo que el Padre Celestial me ha pedido que haga.” El nuevo plan de estudios también pide a los líderes de jóvenes a estimular y apoyar a los jóvenes en su devoción espiritual personal. A Estos líderes laicos se les pide que participen en la vida de los adolescentes a quienes enseñan y traten de entender sus necesidades espirituales personales.

Traducido por Zona Mormón.

 Fuente: Mormonnewsroom.org