Los niños en la Conferencia General


Niños de la Primaria

Los niños deben asistir a las reuniones de la Iglesia. La experiencia que ganarán, a pesar de su edad, será de mucha importancia para el futuro.

Los niños deben recibir un trato preferencial en las actividades de la Iglesia, por ello, se insta a los padres, a pesar de las situaciones incomodas que generen, a esmerarse en llevarlos a las reuniones. Una de las grandes pruebas para los padres (y para quienes comparten banca con ellos) es, sin duda, asistir a la Conferencia General. Para ello, le ofrecemos unas sugerencias que le permitirán aliviarse en esos momentos donde debe imponerse la paciencia, comprensión, buen humor y por supuesto, el amor hacia esos pequeños que dependen de usted.

Los niños tienen poco tiempo de haber estado cerca al Padre Celestial, por lo tanto, si usted los trata como tal, tendrá mayor comprensión, esmero y dedicación de atenderlos, enseñarles e incluso corregirlos con amor en los momentos de mayor dificultad. Es cierto que los niños suelen ser impertinentes en muchas situaciones, pero solo le podemos decir lo siguiente: disfrútelo. Los niños crecen muy rápido y en menos de lo que se percate, los verá repartiendo la santa cena, recibiendo la medalla de la mujer virtuosa o incluso despidiéndolos al partir a una misión regular. Solo usted puede hacer de este tiempo una experiencia hermosa, digna de contarse en el futuro, o simplemente dejarse llevar por el fastidio y la incomodidad que ningún provecho le dará.

Para aquellos que están con la tentación de dejar a los niños en casa para asistir a la Conferencia General, les pedimos que por favor consideren lo contrario. Eviten desperdiciar una muy buena oportunidad de inculcar a sus hijos sobre la importancia de asistir a la Iglesia, en especial en un evento donde escucharemos la voz del Profeta. Ore, medite y sea sensible a las revelaciones que usted pueda recibir si solicita ayuda al Padre Celestial.

A continuación, Zona Mormón les comparte una lista de sugerencias que han funcionado muy bien a otros padres que llevaron niños pequeños a diversas reuniones de la Iglesia, incluyendo la Conferencia General:

  • Escoja asientos cerca de las salidas de la sala principal del centro de reuniones. Esto por si su niño requiere una atención especial, está empezando a llorar o hacer bulla. Trate de retirarse rápidamente de la sala y satisfaga la necesidad del niño. Lo más probable en estos casos, es que esté sucio (usted ya comprenderá a qué nos referimos), con hambre, calor, o simplemente aburrido.
  • Lleve juguetes que no hagan sonidos o de material duro. Los niños muchas veces al tener juguetes que hacen sonidos no pueden evitar emplearlos, así como “chancar” o golpear aquellos juguetes de materiales duros. Considere mejor aquellos juguetes de tela, peluche o felpa que no hagan sonidos cuando los aprietan.
  • Muchas Estacas, de manera sabia, acondicionan salones especiales para bebes. Estos salones tienen un televisor o ecram para ver la conferencia, y a la vez, cuenta con amplias mesas, bidones de agua, papel higiénico, tachos, piso alfombrado y suelen estar muy cerca de los servicios higiénicos. Si su Estaca se ha preparado con estos ambientes, considere usarlos, sus hijos estarán mucho más a gusto ahí. Además que le será más cómodo a las madres dar de lactar a los bebes. Recuerde que estos ambientes son para ambos padres, no es muy elegante que el padre esté en el salón principal de la Estaca y la madre en el ambiente para bebes, sola con los hijos (o viceversa).
  • Si sus niños son un poco más grandes, pero se ponen inquietos durante la Conferencia. Le recomendamos usar los cuadernos para hacer apuntes, colorear y marcar casillas que la Iglesia a preparado con el fin de que los niños se acostumbren a disfrutar de la Conferencia. Usted puede descargar e imprimir estos materiales haciendo click aqui, descargar cuadernos primaria.
  • Ore y converse con ellos sobre la importancia de guardar la reverencia. No los amenace, pero sea estricto. También recuerde que el ejemplo que usted les brinde, será de mucha importancia en su comportamiento.
  • Nunca considere gritarles o golpearlos. Esto solo empeorará las cosas y usted perderá la guía del espíritu, además que algún día tendrá que responder por ello.

La experiencia de ser padres y conducir a los hijos en la senda del evangelio verdadero es fascinante. Esperamos que estas recomendaciones le hayan sido de utilidad y pueda aplicarlos en esta Conferencia General. Que el Señor le bendiga en sus esfuerzos por ayudar a sus hijos pequeños.

Si usted tiene sugerencias que le hayan servido, le invitamos a compartirlas dejando un comentario. Gracias.

Anuncios

Comparte tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s