Ven, Sígueme – setiembre: Los Mandamientos


Las clases de Ven, Sígueme en setiembre, se centrará en los mandamientos. El vídeo que encabeza esta nota, puede usarse como recurso  para enseñar a los jóvenes las razones por las que deben cumplir los mandamientos. “Quisiera que consideraseis el bendito y feliz estado de aquellos que guardan los mandamientos de Dios” (Mosíah 2:41). Si usted es maestro(a), motive a sus jóvenes a comprender que al guardar los mandamientos tendrán el privilegio de merecer diversos tipos de bendiciones, entre ellas, la confianza del Señor.

Con oración, analice el tema y déjese guiar por el Espíritu al estudiar y preparar las lecciones de este mes de setiembre. Las ideas que aparecen a continuación son algunas sugerencias que podría aplicar. Recuerde amar a los jóvenes, conocerlos, orar por ellos, y meditar en cuanto a sus necesidades. Considere que la finalidad de las reseñas de cada tema del Ven, Sígueme, no es indicarle lo que tiene que decir y hacer en las clases, sino que han sido diseñadas para ayudarle a aprender la doctrina y preparar experiencias de aprendizaje. Recuerde adaptar las clases a las necesidades de los jóvenes que enseña.

Sacerdocio Aarónico:

Las reseñas de esta unidad permitirán que cada joven aprenda acerca de las bendiciones que se reciben al obedecer los mandamientos de nuestro Padre Celestial. Cuando los jóvenes guarden los mandamientos y se arrepientan continuamente, manifestarán su amor por el Señor y se mantendrán libres de influencias mundanas. ¿Cómo puedo estar en el mundo sin ser del mundo? (Mi Deber a Dios) ¿Cómo me afectan, tanto a mí como a los que me rodean, las cosas que digo? ¿Cómo puedo resistir la pornografía? ¿Por qué ayunamos? ¿Por qué se nos manda a santificar el día de reposo? ¿Por qué pagamos el diezmo? ¿Por qué es importante ser honrado?

Mujeres Jóvenes:

Los mandamientos son las leyes y los requisitos que un amoroso Padre Celestial da a Sus hijos para bendecirlos, protegerlos y guiarlos de regreso a Él. Cuando guardamos los mandamientos, demostramos nuestro amor por nuestro Padre Celestial y Su Hijo, Jesucristo. Al obedecer los mandamientos y al arrepentirnos cuando sea necesario, llegamos a ser más como el Salvador y somos bendecidas con felicidad, paz, testimonio y la compañía del Espíritu Santo. La obediencia a los mandamientos nos ayuda a cumplir con nuestra función divina como hijas de Dios. ¿Cómo puedo estar en el mundo sin ser del mundo? ¿Cómo protejo mi virtud? ¿Cómo me afectan, tanto a mí como a los que me rodean, las cosas que digo? ¿Por qué ayunamos? ¿Por qué se nos manda santificar el día de reposo? ¿Por qué es importante ser honradas? ¿Por qué pagamos el diezmo?

Escuela Dominical:

Las reseñas de esta unidad ayudarán a que los jóvenes comprendan cómo la obediencia a los mandamientos de nuestro Padre Celestial influye en su felicidad en esta vida y en su progreso hacia la vida eterna en el mundo venidero. En esta unidad, los jóvenes también aprenderán cómo alentar a otras personas a entender y a obedecer los mandamientos. ¿Cómo me ayudan los mandamientos a aprender a ser más semejante al Padre Celestial? ¿Cómo puedo ayudar a los demás a comprender mis normas? ¿Cómo el guardar los mandamientos influye en mi capacidad para aprender el Evangelio? ¿Cómo puedo inspirar a los demás a obedecer los mandamientos? ¿Qué bendiciones me promete mi Padre Celestial si obedezco los mandamientos?

About these ads

Acerca de Zona Mormón

Sea usted un miembro de muchos años o nuevo converso, activo o menos activo, misionero retornado o que nunca salió, soltero, casado o divorciado, o de pronto no sabe nada de la Iglesia, sea cual sea su situación, quizá Zona Mormón le ayude a recordar de manera plena y total, su identidad verdadera: Hijo de Dios.
Esta entrada fue publicada en Escrituras, Escuela Dominical, Hombres Jóvenes, Liderazgo, Mujeres Jóvenes, Principios y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.